El acero inoxidable es un material comúnmente utilizado para la fabricación de barandales dadas sus ventajas sobre otros materiales, lo cual lo hacen la mejor opción para este fin. Para mantener este material es buen estado no se requiere de un mantenimiento profundo pues por sí solo es altamente resistente a la corrosión y óxido, por lo que con una limpieza simple basta para cuidar de este tipo de barandales.A continuación, te presentamos algunas opciones para limpiar barandales de acero inoxidable.

Agua y paño


Es la limpieza más simple de todas, basta con humedecer un paño con agua y pasarlo por la superficie de los barandales. Este tipo de limpieza retira el polvo acumulado y da una apariencia brillosa. Se recomienda que el paño se pase en dirección a las líneas de pulido y que al final se pase una toalla seca para eliminar el exceso de agua y no se quede manchado.

Solución jabonosa


Esta opción para limpiar los barandales de acero inoxidable es muy útil para quitar marcas de suciedad o en el caso de que ya haya pasado mucho tiempo desde su última limpieza y la suciedad esté adherida. Se recomienda que se haga una solución de jabón lavatrastes con agua y se talle ligeramente la superficie, posterior a esto se debe enjuagar con abundante agua y secar con una toalla para eliminar el exceso de agua.

Limpiacristales


Este es ideal para eliminar las marcas de los dedos del barandal. Basta como aplicar el líquido directamente en el barandal para luego secar con un paño seco.