Vida útil: el acero inoxidable es uno de los materiales que más (extra) duración tiene. Pueden durar décadas sin sufrir daños considerables en su estructura, es decir, la corrosión no aparece a los pocos días o meses.

Resistente a temperaturas extremas: los utensilios o estructuras de acero inoxidable, sin importar que estén en interiores o exteriores, o se expongan al calor o frío, resisten muy altas o muy bajas temperaturas sin ningún problema.

Mantenimiento y limpieza: estos dos procesos son muy sencillos en el acero inoxidable. Sólo se necesita un trapo húmedo y listo.

No acumula gérmenes: el acero inoxidable es liso y no tiene una superficie porosa, lo que evita que se acumulen baterías, como si sucede en el plástico y la madera. Aun así, es necesario limpiar barandales o mesas con un trapo rociado con desinfectante y listo.

Elegancia: el acero inoxidable es de color plateado, por lo que se vuelve agradable para la vista. Su estética es ideal para cocinas y corporativos.



Fuente: www.vix.com/es/imj/hogar/145152/7-ventajas-del-acero-inoxidable-para-preferirlo-en-la-cocina